Tecnicas de amamantamiento correctas

🌹 Las mejores posiciones para amamantar

La lactancia materna puede llevarse a cabo en varias posiciones. Cuando tengas tu primer hijo y seas nueva en la lactancia, puedes probar algunas de las posiciones de lactancia más populares sobre las que hayas leído o visto. Y, a medida que aumente tu confianza, puedes ir probando distintas posiciones. Antes de que te des cuenta, encontrarás las más cómodas y que mejor funcionan para ti y para tu bebé.
La lactancia no tiene por qué realizarse en un determinado papel. Se puede dar el pecho tumbada, sentada o incluso de pie. Es bueno que lo hagas en un lugar que nunca hayas visto u oído antes. Puedes amamantar en cualquier lugar siempre que tú y tu bebé estéis contentos y tu bebé pueda agarrarse y mamar bien.
Desde el principio de la lactancia, se puede utilizar este papel normal. Es una opción estupenda para todo el mundo, pero es especialmente útil si das el pecho a un bebé prematuro, a gemelos o a un bebé que tiene problemas para agarrarse al pecho.
Posiblemente, la posición de lactancia más habitual sea la de cuna. Amamantar en esta posición puede resultar incómodo al principio, pero una vez que el bebé se agarra bien, es una forma cómoda y normal de amamantar.

💟 Técnica de lactancia (1 de 2)

La lactancia materna es una habilidad adquirida para la mayoría de las madres. Por ello, cuando aprenden a dar el pecho, las madres pueden necesitar ayuda adicional. Las madres, en particular, pueden necesitar ayuda para aprender a colocar y sujetar a sus bebés para que puedan alimentarlos cómodamente y los bebés puedan transferir la leche con éxito.
La lactancia materna puede conseguirse de varias maneras, dependiendo de las necesidades de la madre. Un factor crítico o consejo de lactancia para la madre es que debe estar siempre a gusto. En general, el niño debe colocarse de forma que su cabeza, hombros y caderas estén alineados con el cuerpo de la madre. La posición de cuna, la posición de cuna cruzada, la posición de embrague y la posición tumbada de lado son algunas de las posiciones más utilizadas.
En la posición de cuna cruzada, la parte posterior de la cabeza y el cuello del bebé se colocan en la mano de la madre, que utiliza el brazo contrario (a la posición de cuna) para proteger al niño. Si procede, la otra mano de la madre sostiene y da forma al pecho.

😵 Posición correcta para amamantar | lactancia

Está bien que te quedes con una carrera que funcione para ti y para tu bebé si encuentras una. Sin embargo, si te duelen los pezones o tienes otros signos de que tu bebé no se agarra bien, jugar con varias posiciones puede ayudarte (NCT nd).
Si sigues teniendo problemas de agarre, echa un vistazo a nuestras imágenes de agarre y pide ayuda a un asesor de lactancia o a una asesora de lactancia. ¿Cuál es la mejor manera de conseguir un agarre relajado? Aprende a enganchar rápidamente a tu bebé al pecho y a alimentarlo. Más vídeos sobre la lactancia materna Otra excusa para mezclar las posiciones de amamantamiento es si te duelen las muñecas de tanto sostener al bebé. Si normalmente utilizas el agarre de cuna, prueba a tumbarte de lado o a dar el pecho de forma cómoda (Bonyata 2018, O’Donell 2010).

🤔 Posición de amamantamiento y enganche

No existe una solución única para llevar y alimentar al bebé, y cada madre y cada niño pueden encontrar su lugar favorito para alimentarse. Lo que cuenta es que tanto tú como tu pareja estéis a gusto. 1.2 Conocer algunas posturas y estrategias de lactancia diferentes puede ser útil porque la vida nos exige ser adaptables, sobre todo cuando el bebé crece y tú empiezas a salir más.
Antes de empezar a comer, reúne todo lo que vayas a necesitar, como una bebida, tentempiés, el teléfono, el mando de la tele, un libro o un papel. Y no te olvides de ir primero al baño: ¡es posible que no puedas levantarte durante un rato!
Si tu bebé tiene problemas para agarrarse al pecho o la lactancia te causa molestias, habla con una asesora de lactancia o un profesional de la lactancia. Incluso podrán enseñarte a sostener a tu bebé mientras le das el pecho para que te resulte más fácil.
La lactancia relajada, también conocida como lactancia biológica1, suele ser la primera opción para las madres primerizas. Si se coloca al bebé sobre el pecho o la barriga nada más nacer, se dirigirá de forma natural a uno de tus pechos e intentará agarrarse a él, lo que se conoce como “gateo”. El contacto piel con piel activa su instinto innato de alimentación, mientras que la gravedad le ayuda a agarrarse y a mantenerse en su sitio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad